-->

viernes, 7 de noviembre de 2008

MI blog se muda


Hola!

Escribo esta última entrada en blogspot para contarte que mi blog se muda.
En la actual dirección http://www.evalparaiso.blogspot.com ya no publicaré las nuevas entradas ni se aceptarán comentarios. De hecho, al entrar serás directamente redirigid@ a la nueva dirección:

http://www.naceira.com

Hace tiempo que me apetecía gestionar por entero mi propio blog así que al final he instalado mi propio wordpress en mi servidor. El hecho de haber encontrado un tema que me encantó (¿a que es bonita?), aceleró el proceso y, aunque todavía falta ultimar algún detalle, ya se encuentra plenamente operativo.


Espero que también nos veamos por allí.

Un saludo.

Eva C.

miércoles, 22 de octubre de 2008

VI Jornadas Integrales... en unas pocas imágenes




Te dejo estas poquitas imágenes de las VI Jornadas Integrales. Disculpa la mala calidad, pero en la web de la Asociación Integral Española (AIE), se colgarán los vídeos de las ponencias, así que esto es sólo un apunte.
En la mesa de ponentes, de izquierda a derecha:

Raquel Torrent
César Díaz Carrera
Magda Catalá
Octavio García
Maribel Rodríguez
Alejandro Villar
Paul Marshall
José Mª Poveda
Mercedes Subirana
Alberto Jiménez
Luis Paniagua





No pude evitar compartir este pequeño ratito de la belleza de los sonidos y los silencios de Luis Paniagua.



video

martes, 7 de octubre de 2008

domingo, 5 de octubre de 2008

VI Jornadas Integrales





Organizadas por la Asociación Integral Española (AIE), este año se celebran las IV Jornadas Integrales (antes llamadas de Ken Wilber), de nuevo en Barcelona. Están programadas para los días 18 y 19 de octubre y, a diferencia del año pasado que se celebraron en la Casa del Tibet, esta convocatoria se llevará a cabo en el Colegio Mayor Sant Jordi. El motivo del cambio es simple: en la anterior edición, la demanda superó con creces el aforo previsto.
Aunque el espacio esta vez es mayor, recomiendan asistir con tiempo porque una vez lleno no se podrá entrar.
Como siempre la asistencia es totalmente gratuita y no requiere preinscripción.




Ubuntu Intrepid Ibex





jueves, 26 de junio de 2008

jueves, 27 de marzo de 2008

Ochocientas noventa y seis locas



Siento la forma esférica del pomo en la palma de la mano derecha. Es agradable. Una simbiosis perfecta entre la esfera y la mano; bien podría disfrutar de esta sensación un buen rato. Estos pensamientos no son más que distracciones ¿No te das cuenta? Abro la puerta con un gesto firme y seco y entro sin voluntad. No soy yo, soy el que me observa mientras abro y entro, es el único modo que conozco de vencer la cobardía. Cinco peldaños de bajada conducen a un espacio elíptico. Camino hacia adelante sin titubeos, con la vista al frente. A mi alrededor, ochocientas noventa y tres locas parecen no percatarse de mi irrupción entre ellas. Me envuelve una masa caótica de gestos crispados, cabezas retorcidas, posturas imposibles, miradas vueltas del revés... ¡No les mires a los ojos, joder, mira la puerta! Enfrente está la puerta de salida. Me falta una eternidad para llegar a esos escalones y me parece que estoy empezando a entrar en pánico. No seas cobarde ¡no pares de caminar! Unas guedejas ásperas me golpean la cara y tras ellas, un rostro exhibe ante mi un gesto indescifrable a la vez que me clava su mirada vuelta del revés. No me ve, lo sé. Un latido cargado de adrenalina ha conseguido que apure el paso, la respiración y el pánico. Si permanezco mucho más tiempo aquí, se me crisparán los brazos, se me retorcerá el cuerpo y perderé la mirada para siempre.... ¡para siempre! Qué dolor en el pecho, el corazón me late tan fuerte que me hace daño. Me siento tan alerta que podría perder los nervios de un momento a... No, no, no. Piensa en otra cosa. Ya falta poco. Sólo un tercio más de camino hasta el primer escalón. Aguanta. Sólo un tercio. No mires alrededor. ¡No pierdas de vista esa puerta! Joder, no me había dado cuenta del silencio que hay aquí. No se oye nada más que el sonido de mis pasos. Ochocientas noventa y tres locas no paran de moverse y no se oye nada... no es posible... Tengo ganas de llorar, de gritar, estoy a punto de derrumbarme... no podré... no... Un escalón, ¡sí, sí!... dos, tres, cuatro. Miro hacia atrás. ¡No estúpido, abre la maldita puerta ahora! ¿En qué demonios estás pensando? Esos... esos gestos son imposibles de mantener así, estáticos... esas posturas desafían la gravedad... silencio absoluto... ni un sólo movimiento. Las ochocientas noventa y tres locas se han detenido bruscamente, como si alguien le hubiese dado al “pause”. Pero hay una diferencia. Mil setecientos ochenta y seis ojos se dirigen hacia mi, me observan. Hieráticos. Mudos. Tengo ochocientas noventa y tres miradas vueltas del revés clavadas sobre mi. ¿Ese chillido histérico que acabo de oír ha salido de mi garganta? Nunca me hubiese creído capaz de pronunciar semejante sonido. Siento la forma esférica del pomo en la palma de mi mano derecha. Es agradable... bien podría disfrutar de esta sensación un buen rato. Pero estos pensamientos no me van a disuadir ahora. Me observo a mi mismo para vencer la cobardía. Abro la puerta con un gesto firme, seco y entro, sin voluntad...



Suscribirse a: Entradas (Atom)